Páginas vistas en total

miércoles, 2 de agosto de 2017

El largometraje se estrenará el 7 de septiembre


Cultura - El Mostrador

Documental “El color del camaleón” retrata la deshumanización como consecuencia de la dictadura

por  2 agosto, 2017
La pieza dirigida por Andrés Lübbert tendrá su pre estreno en SANFIC 13, dentro del marco de su participación en la Competencia de Cine Chileno. Asimismo, será exhibida en Lima y Buenos Aires. La película retrata psicológicamente al padre de Andrés, quien desea comprender el doloroso pasado del chileno que alguna vez fue instrumento de los servicios secretos del país.

A través de un montaje que mezcla videos familiares, documentos y registros audiovisuales grabados especialmente para el filme, “El color del camaleón”, relata la historia de Jorge Lübbert, cuya personalidad retraída y distante, refleja el proceso de deshumanización que fue forzado a vivir, mediante técnicas de tortura y mecanismos de manipulación psicológica que lo persiguen hasta el día de hoy.
La cinta inicia con una reflexión de Andrés, la que presenta el motivo central de este trabajo: la compleja relación que durante años ha mantenido con su padre y que nunca logró comprender. Esto, debido a la actitud esquiva y reservada de quien durante la dictadura de Augusto Pinochet, fue un instrumento de los servicios secretos chilenos.
El director belga-chileno Andrés Lübbert explica que el proceso para contar esta historia, llena de secretos, no fue sencillo. Durante el 2004, con sólo 19 años y sin hablar español, visitó por primera vez Chile. “No sabía nada y llegué, muy inocentemente, a investigar su vida en Chile. Entrevisté a familiares, a gente de organizaciones de derechos humanos, para así formarme una pequeña imagen de lo que podría ser su pasado”.
Años más tarde, cuando ya tenía 22 años, recibió de las manos de Orlando Lübbert un testimonio de 40 páginas. Este documento correspondía a la transcripción de una serie de audios grabados por su padre, en los que narró a grandes líneas lo que pasó y sentía. “Era algo muy fuerte. Fue un tanto complejo de asimilar, sin embargo, fue un gran regalo de mi tío el confiarme la historia de mi padre”, dijo el cineasta, cuyos documentales han participado en más de 140 festivales.

Resolviendo el rompecabezas

Andrés Lübbert, estudió en la escuela de cine RITCS ubicada en Bruselas y a lo largo de su carrera se ha encargado de abordar aristas de su entorno intercultural, asociadas a la migración, derechos humanos, identidad y asuntos sociales.
Su trabajo más reciente, en términos sencillos, es uno de los tantos intentos por acercarse a su padre. “Nunca tuvimos una relación cercana, en el sentido de que no compartíamos emociones o diálogos. No podíamos hablar de cosas importantes de la vida, no éramos amigos. Fue un buen padre, no obstante, siempre me hizo falta una conexión más profunda”.
Jorge Lübbert tenía sólo 20 años cuando su vida dio un giro absoluto. El chileno trabajaba en una importante compañía telefónica cuando fue secuestrado por primera vez. “Durante el 2007 le pregunté algo sobre su pasado y él no pudo decir nada. Rápidamente entendí que el trauma era muy fuerte, el momento no era el indicado, entonces lo dejé descansar”.
En relación al proceso de grabación, el también autor del documental “Marichiweu, venceremos por siempre”, enfatiza en que “todo había madurado más”. A esto añade, que “creo que mi padre vio que era el momento indicado de contar lo que pasó. También fue un acto de amor muy grande. Él aceptó contar su historia porque era yo, nunca la habría compartido con otra persona”.
En el transcurso de “El color del camaleón” se logra apreciar como Jorge se quiebra ante ciertos escenarios, en los que no es capaz de expresar lo que siente en palabras. “En la película se ven momentos en los que mi papá ya no puede, yo sabía que él quería pero todo era muy difícil de enfrentar. Como hijo no es sencillo presionar a tu padre, me sentía culpable por haberlo hecho, pero sabía que era necesario para tener la verdad de la historia”, profundiza Andrés.

Lo que se espera

En cuanto a los objetivos de la cinta, el director y también guionista, señala que están asociados a la reflexión del espectador. “Sobre lo que puede ser la maquinaria de una dictadura, el terror sofisticado y lo que puede provocar en la gente. Es muy importante la reflexión de los más jóvenes así como también de quienes conforman las primeras generaciones que buscan la sanación de la sociedad”.
Frente a esto, agrega: “Chile todavía está totalmente dividido y es muy difícil lograr un verdadero diálogo sobre el pasado. Con la película espero contribuir al diálogo y ser un aporte para gente como mi padre, que no son capaces de enfrentar el pasado pues el trauma es más fuerte. También, es igual de importante analizar la impunidad de los cómplices que son parte de esta historia, que sus hijos sepan quienes son”.
Andrés comenta que en algún momento tuvo la intención de enfrentar a quienes torturaron a su padre, sin embargo, cuando manifestó esta idea a Jorge, éste le dijo que no era seguro para ellos. “Estoy contento de no haberlo hecho, pues creo que mi padre tenía razón. No era necesario mostrar a alguien que niega lo que ha hecho. No serviría tener esas imágenes morbosas, ese no era mi objetivo”.

Un paso más cerca

Tras tener las respuestas que necesitaba para comprender a Jorge, a ese hombre retraído que sin darse cuenta, decía más de lo que quería. “No hay que olvidar que mi padre es una víctima. Todo lo que pasó fue contra su voluntad, intentaron transformar a una persona inocente en alguien que podría llegar a matar. Mi papá no se quebró y alcanzó a huir antes de que fuera demasiado tarde. El amor que sentía por su familia y su madre, fue lo que logró que él no traicionara sus valores ni a quienes quería, finalmente, el amor es el arma más potente contra la represión”.
Por otro lado, el significado tras el título de su más reciente proyecto, se debe a “que es como preguntar por el color de mi padre”. “Un camaleón puede tener muchos colores o sólo uno al final. Es una reflexión y una interrogante, pues mi papá sobrevivió lo que pasó aquí y en otros lugares, pudo cambiar de color y adaptarse a las situaciones”.
Actualmente, la relación entre Andrés y Jorge es mucho más cercana que cuando inició el proceso de elaboración. “Hemos compartido muchas cosas íntimas, viajes y su historia. Él compartió su secreto más grande conmigo y al mismo tiempo, con el mundo. La película en sí es una gran demostración de amor. Lo que empezó en la película se llevó a la vida real”, concluyó.
“El color del camaleón” será pre estrenada en SANFIC 13, mientras que este martes 1 de agosto, se reveló el primer adelanto.
Su estreno en Chile está programado para el 7 de septiembre en el marco de Miradoc con funciones programadas a lo largo de todo el país. Además, durante el mes de agosto la película tendrá exhibiciones en la Universidad de Chile, Universidad de Santiago, Universidad de Valparaíso y en la Universidad Diego Portales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores