Páginas vistas en total

domingo, 30 de abril de 2017

40 AÑOS DETENIDO DESAPARECIDO VICENTE GARCÍA RAMIREZ.

DOMINGO 30 DE ABRIL 2017
VICENTE ISRAEL GARCIA RAMIREZ.
NADIE ESTÁ OLVIDAD@.
Vicente Israel García Ramírez, casado, 19 años de edad al momento de la detención, estudiante, militante socialista, fue detenido junto a su cónyuge Karin Reimer Carrasco, por efectivos de la DINA, el 30 de abril de 1977, alrededor de las 08:30 horas, en el domicilio ubicado en la población Rucahue de la ciudad de San Fernando, en donde se encontraba tras haberse casado el 29 de abril, bajo el nombre supuesto de Jorge Luis Aldana Contreras. Luego del arresto, ambos cónyuges fueron trasladados a Santiago con la vista vendada, siendo recluidos en un recinto secreto cuyas características corresponden al cuartel de la ex Dina de calle Borgoño. En este lugar, Vicente García fue violentamente interrogado y torturado, al igual que su cónyuge, la que fue dejada en libertad el 3 de mayo de 1977. Ese mismo día 30 de abril, a las 01:10 de la madrugada, fue allanada la casa de su cónyuge en la capital siendo detenidas su suegra, Viola Carrasco Rodríguez y su cuñada Kathia Reimer Carrasco, quienes también fueron trasladadas al mismo recinto de reclusión. A las 21:00 horas de ese día, fue allanado su domicilio de soltero en donde vivía con su madre y hermana, ubicado en Santa Alicia 2887, por 4 civiles que portaban su cédula de identidad. Dos días después, el 2 de mayo, fue detenido su contacto político, don Jaime Troncoso Valdés, en la esquina de calle Diez de Julio con Arturo Prat.
El día 28 de abril, el afectado se había percatado de la sustracción -desde su automóvil- de una revista, en cuyo interior guardaba documentos internos del Partido Socialista. Posteriormente, ya recluido en el recinto de la DINA, tanto él como Jaime Troncoso fueron interrogados en base a estos documentos.
Acerca de las circunstancias de su arresto, doña Karin Reimer, en múltiples testimonios, varios de ellos judiciales, expresa que el día y hora señalados, encontrándose en San Fernando, llegaron al domicilio donde pernoctaba 4 tipos de civil que manifestaron ser de Investigaciones y que tenían orden de detener a su esposo y a ella. A Vicente le vendaron los ojos con tela adhesiva y le pusieron unos anteojos oscuros, y los trasladaron hasta un automóvil color celeste marca Chevy en impecable estado y partieron rumbo a Santiago. Pasado el primer peaje, a ella también le vendaron la vista y siguieron avanzando hasta que llegaron a un recinto en el cual fueron conducidos por un patio a unos cuartos, dejándola a ella en uno y a su cónyuge en otro. Posteriormente, sintió que su esposo era interrogado y castigado en forma violenta; después la interrogaron a ella en la misma forma, maltratándola. Ese mismo día 30 en la tarde, se percató que allí estaban detenidas su madre y su hermana. La pieza en donde se encontraba detenida, era de 2 por 3 metros, en la cual había un estante blanco con puertas de vidrio lleno de medicamentos de todo tipo, también había una máquina de escribir idéntica a la que había en su casa y que se llevaron los que detuvieron a su madre; el borde de los platos y tazas de té en que les daban de comer, tenía la leyenda "Ejército de Chile". En uno de los interrogatorios la confrontaron con su cónyuge, a quien obligaban a decir que su nombre era Vicente García Ramírez. Fue dejada en libertad el 3 de mayo bajo amenaza de no contar lo ocurrido.
Doña Kathia Reimer Carrasco, expone en su testimonio, que en el recinto en donde fue recluida junto con su madre, en diversas ocasiones escuchó hablar y gritar a su cuñado Vicente García. En la noche del 30 de abril, en la celda contigua a la suya, sintió quejidos y una dificultosa respiración; quien ahí se encontraba, advirtió su presencia y preguntó quién era, a la vez que decía "mamá", "Karin". Reconoció la voz de Vicente García y le contestó que hablaba con Kathia, él se alarmó al saber que también habían sido detenidas. Finalmente, le dijo que creía no los volvería a ver. En la mañana del 1° de mayo la llevaron a otra pieza y le dieron una taza de café. Escuchó luego que abrían la puerta de una celda y que le ofrecieron a Vicente García desayuno a condición de que "hablara", como él dijera que nada sabía, le cerraron la puerta, advirtiéndole que iba a comer cuando se decidiera a "hablar". La testigo también fue dejada en libertad el día 3 de mayo. Por su parte, doña Viola Olivia Carrasco Rodríguez, expresa que el 30 de abril de 1977, alrededor de las 03:30 horas, en circunstancias que se encontraba en su domicilio, al igual que su hija Kathia Reimer y dos personas más, que son pensionistas en su casa -uno de ellos, Luis Segundo León Guevara, a esa época Cabo 2° de Ejército- fue detenida por unas 8 a 10 personas que dijeron ser de Investigaciones y que preguntaron por la composición del grupo familiar. Luego de un allanamiento, le vendaron la vista al igual que a su hija Kathia y las subieron a uno de los vehículos en que se movilizaban los agentes; eran 4 vehículos de los cuales 3 eran policiales con la luz que llevan arriba y otro tipo furgón Volkswagen, en este último las subieron trasladándolas a un lugar desconocido desde donde fue dejada en libertad el 6 de mayo. En el recinto donde se la mantuvo separada de su hija, fue interrogada y maltratada. Después de las 10:30 horas del día 30, sintió que habían llegado a ese lugar su hija Karin con su yerno y a ellos los interrogaron de igual forma, percatándose que a su yerno era al que más duro trataban. En los momentos de interrogatorios, ponían las radios receptores que tenían a todo volumen.
Don Jaime Troncoso Valdés, en su último testimonio prestado el 30 de enero de 1991, expone que el 2 de mayo de 1977 -en circunstancias que debía encontrarse con Vicente García Ramírez- fue secuestrado por 5 civiles, los cuales lo subieron a un vehículo celeste plateado, donde fue encapuchado. Luego de unos 20 minutos de viaje, el vehículo se paró en un lugar donde se abrió un portón, ingresando por un camino de huevillo. Ahí fue bajado hasta un subterráneo en donde permaneció vendado 21 días, siendo objeto de todo tipo de apremios físicos y sicológicos y sistemáticamente interrogado acerca de sus actividades políticas y las de Vicente García. En el momento del secuestro, dos individuos le tomaron de los brazos casi al momento de bajar del taxi en el que llegó al lugar (Diez de Julio con Arturo Prat). Se cayó al suelo, tiró sus muletas y gritó su nombre, pero fue rápidamente tomado en brazos por uno de sus secuestradores que lo subió al vehículo en que se movilizaba. Respecto a Vicente García Ramírez, el testigo señala que lo conocía desde enero de 1977, fecha que comenzaron a trabajar juntos políticamente en la Secretaría Internacional del Partido Socialista. Una semana antes de la detención de Vicente García, le entregó una revista en cuyo interior había dos comunicaciones de la dirección clandestina del Partido Socialista, las que debían ser enviadas al exterior. El 28 de abril de 1977, Vicente le relató que la mencionada revista con los documentos se le había extraviado o le había sido sustraída por alguien, lo cual les preocupó enormemente. Quedaron de juntarse el 2 de mayo a las 12:00 horas en la esquina de calle Diez de Julio con Arturo Prat, para aclarar qué había sucedido con el documento referido. Concurrió al encuentro pactado siendo detenido de inmediato. Durante su cautiverio, sus torturadores lo interrogaron por Vicente García y por los documentos que éste había perdido; incluso se los leían.
En los respectivos testimonios de doña Rita Ramírez Ramírez y de Marlin García Ramírez, madre y hermana de la víctima, respectivamente, se expresa que el 30 de abril de 1977, a las 21 horas, fue allanado el domicilio de Santa Alicia 2887 -donde vivía el afectado- por 4 civiles que dijeron ser de Investigaciones y que los interrogaron por Vicente García Ramírez y sus actividades. Uno de los sujetos era joven de 25 a 27 años de edad, 1.70 a 1.75 mts. de estatura, tez blanca, de bigotes finos, contextura atlética, vestía blue jeans, casaca de mezclilla y un sombrero de mezclilla de los que se usan para la playa. Otro de los sujetos, era de unos 22 a 24 años, mediana estatura, delgado, pelo color castaño, ondulado, quien portaba una cartera de hombre en cuyo interior se encontraba el carné de identidad de Vicente García. El primero de los descritos, era un sujeto que aparentaba mucha seguridad de lenguaje y gestos irónicos; parecía el jefe.
Su familia realizó múltiples diligencias y averiguaciones para dar con su paradero, pero todas ellas resultaron infructuosas y aún desconocen la suerte que corrió en manos de la DINA.
Me gustaMostrar más reaccio

Fiscal Jorge Abbott acusa a Tomás Mosciatti de mentiroso: “Lo hace de una forma descarada”


El fiscal manifestó que ha evitado querellarse contra el periodista para no darle motivos para que se victimice. Sin embargo, sentenció que “le puedo decir enfáticamente que Mosciatti miente absolutamente, y le digo ¡que acredite sus dichos! Porque nunca ha podido acreditarlos”.
Por @eldesconcierto
Fiscal Jorge Abbott/Agencia Uno

El fiscal nacional Jorge Abbott criticó nuevamente la decisión del Servicio de Impuesto Internos (SII) de optar por multar a las empresas vinculadas a casos políticos ante tribunales tributarios. Del mismo modo, negó un acuerdo político tras esta iniciativa.
“Si yo hubiera sido parte de un supuesto acuerdo que buscaba terminar con las causas, echar la tierra debajo de la alfombra, no debería haberme desprendido de ellas para poder tener el control”, sentenció en entrevista con La Tercera.
Abbott reconoció, además, que en el país “se están generando dos tipos de justicia: una para los que tienen recursos y otra para el ciudadano común”.
Además, el fiscal cuestionó las declaraciones del periodista Tomás Mosciatti durante el pasado jueves en Radio Bio Bio, donde aseguró que la Fiscalía se ha “manejado políticamente también en estos casos” y describe reuniones entre Abbot y políticos. Al respecto, señaló que “Mosciatti miente y ha mentido durante todo este tiempo. Miente. Lo hace de una forma descarada”.
Sin embargo, señaló que no la querido querellarse en contra de él porque no quiere darle motivos para que se victimice.
“Una querella del fiscal nacional en contra de un periodista tiene un efecto en la opinión pública exactamente contrario. La querella de la Presidenta de la República y todo lo demás. Sería ‘el poder tratando de acallar a quienes opinan’, pero le puedo decir enfáticamente que Mosciatti miente absolutamente, y le digo ¡que acredite sus dichos! Porque nunca ha podido acreditarlos, son opiniones que ha venido dando sistemáticamente”, argumentó.

La capitán Olderock y la “flaca Alejandra”: La cara y sello de dos criminales

30/04/2017 |
Mario López M.
Sadismo, traición, sexo y aberraciones se mezclan en la historia de estas dos mujeres que fueron el símbolo femenino de la represión. Una uniformada, la otra civil, la primera de carrera policial, la otra una militante del MIR que cambió de vereda. El resultado, el mismo: muertes, tormentos y dolor.

Hasta hace un mes, sólo 32 agentes femeninas que ejercieron como represoras durante la dictadura aparecían procesadas, acusadas o condenadas. "Las mujeres son particularmente más brutales que los hombres y más violentas", reconoció la "flaca Alejandra", quien de militante del MIR pasara a ser una emblemática colaboradora en la entrega de decenas de personas, muchas hasta hoy desaparecidas.

Las hay de aquellas que pertenecían a alguna institución armada antes del golpe y de aquellas que se integraron luego o cambiaron de bando, voluntariamente o como consecuencia de haber sido víctimas de torturas al punto de quebrarse y transformarse en cómplices.

Dos nombres encarnan eso roles, nombres que a muchas y muchos hacen aún temblar: Ingrid Felicitas Olderock Oelckers, la famosa  adiestradora de perros que se usaron para vejar y aterrorizar a prisioneras y prisioneros, y Marcia Alejandra Evelyn Merino Vega, alias "la flaca Alejandra", para algunos una víctima más, para muchos eso pudo ser al principio, pero aseguran que luego mutó en una cruel torturadora.

Olderock: Sadismo sin contemplación
Ingrid Felicitas Olderock Oelckers equivale, en versión masculina, a otro repulsivo agente de la dictadura, el "guatón" Romo. Ambos no solo reprimieron, atormentaron y martirizaron hasta la muerte a sus víctimas, sino que además gozaron lo que hacían.

La mujer provenía de la dotación femenina de Carabineros y se le asignó la labor de organizar y dirigir la Escuela Femenina de la institución. Allí unas 70 fueron instruidas en tareas represivas y técnicas que serían usadas en la "guerra" contra opositores, generalmente amarrados y vendados. Ostentaba el cargo de capitán y se transformó por su sadismo en una mujer de confianza de Manuel Contreras en la DINA.

Instructora de perros, aprovechó sus destrezas para preparar a algunos de ellos para usarlos en interminables episodios de torturas. Con ellos vejó a hombres y mujeres, incluso de manera cruel y burlesca llamó "Volodia" a uno de ellos -un pastor alemán, en referencia a uno de los máximos dirigentes del Partido Comunista de esa época: "Te está violando Volodia", se burlaba durante los suplicios a que sometía a sus víctimas.

La "Venda Sexy"
No se trata de cualquiera de los recintos secretos de detención y tortura que mantuvo la DINA. Todos fueron siniestros, cuál más cual menos, pero la "Venda Sexy" en particular se destacaba por una "especialización" en los tormentos: las vejaciones sexuales. También destacó -junto con otros- por el número de detenidos desaparecidos cuya última huella corresponde al lugar en que funcionaba, en el sector de Quilín, calle Irán 3037, cerca de la intersección con calle Los Plátanos, comuna de Ñuñoa.

Muchos de los 119 detenidos desaparecidos que figuraron en las listas publicadas por la DINA en el extranjero para justificar sus ejecuciones provienen de ese lugar, también conocido como "La Discoteque".

Los hermanos Mario Fernando y Nilda Patricia Peña Solari, Ida Vera Almarza, Isidro Pizarro Meniconi, Luis Mahuida Esquivel, Antonio Soto Cerna, Luis Gonzáles Mella, Félix De la Jara Goyeneche, Marta Neira Muñoz, César Negrete Peña, Gerardo Silva Saldívar, Renato Sepúlveda Gajardo, María Joui Petersen, Francisco Rozas Contador, Jorge Eduardo Ortiz Moraga, Jorge Herrera Cofré, Ramón Labrador Urrutia, Luis San Martín Vergara y muchos otros fueron mencionados por sobrevivientes como personas que estuvieron en ese lugar antes de desaparecer.

Allí, desde finales de 1974 y hasta mediados de 1975, Olderock dio rienda suelta a sus depravaciones. Testimonios de ex agentes en causas judiciales aseguran que el lugar estaba preferentemente conformado por carabineros y en coordinación con Villa Grimaldi.

Los detenidos permanecían con la vista vendada, varios en una misma pieza, pero separados los hombres de las mujeres.  Los agentes del equipo operativo funcionaban dentro de un horario similar al común de la jornada de trabajo y luego salían del lugar dejando a los prisioneros a cargo de los guardias.

Fuera de ese horario no se torturaba y las normas más estrictas se relajaban, dependiendo de la voluntad de los captores. El recinto tenía música ambiental permanente, razón por la cual era conocido como ‘La Discoteque', sostiene el informe Rettig.

Perros y bestias
La "capitana" Olderock hizo de ese un lugar especial; la diferencia radicaba en los métodos de tortura, todas de índole sexual y que buscaban no solo quebrar al torturado sino que además denigrarlo. Violación de detenidas y detenidos y otros abusos sexuales eran parte del día a día, ejecutados por agentes de guardia y animales.

Un testimonio judicial publicable, refleja la bestialidad: "...era una casa de dos pisos con subterráneo, con piso de parqué, una ventana redonda en el baño y una escalera de mármol, impresionante, muy grande, curva y ancha. Continuamente había música estridente, e incluso una vez pusieron en la pieza dos discos con la música a todo volumen, que nos produjo una terrible sensación. Fui bajada a un subterráneo donde comenzaron a torturarme a golpes, corriente, etc. Esa noche dormí en una pieza común que al parecer estaba destinada a los nuevos detenidos. Al día siguiente fui llevada a una pieza de mujeres, lugar donde vi a numerosas personas que estuvieron conmigo. Continuamente, además, entraban individuos a la pieza que nos vejaban de todas las formas imaginables y posibles...".

También hay testimonios de hombres, aunque a muchos les ha costado reconocerlo públicamente, de violaciones con animales. Las aberraciones se cometían de preferencia en los subterráneos, siempre acompañado de música estridente para acallar los gritos desgarradores de las víctimas.

Impune, no indemne
Olderock fue integrante de la Brigada Purén. Su origen como represora está en los inicios de la dictadura en la Escuela de Tejas Verdes, también lugar de inicio del siniestro Manuel Contreras. El libro "La mujer de los perros", de Nancy Guzmán, puso en el tapete la identidad de esta criminal, fallecida en 1990, paradojalmente rodeada de canes. "Era una mujer brillante, manipuladora, amenazante en sus formas, fría en la ejecución, soberbia y sin ningún rastro de arrepentimiento por sus espantosos actos", consignó la escritora sobre la sádica capitana.

Terminó sin ser condenada, impune por razones mentales. Una bala en la cabeza y otra en el pecho disparadas en un atentado en 1981, presuntamente ejecutado por un comando del MIR, aunque ella denunció que habría sido un atentado ejecutado por sus propios excompañeros de Carabineros con el objeto de acallarla.

Ese fue el detonante para que comenzara a hablar y denunciar a sus ex camaradas de armas, aunque cuando ella debió enfrentar a la justicia por sus propias acciones se escudó en la insania, producto de las lesiones recibidas. Quienes le vieron antes de morir reconocen que efectivamente terminó medio loca.

La "flaca Alejandra": Santa y demonio
Imposible entender a cabalidad las contradicciones de quienes revisaron junto a Cambio21 el rol que cupo en la represión a Marcia Alejandra Evelyn Merino Vega, "la flaca Alejandra". Una disciplinada militante del MIR, incluso temida por sus propios compañeros a quienes demandaba una entrega a la causa aún más allá del compromiso  ideológico.

No resistió las torturas
Merino cayó tras el golpe en poder de los organismos de seguridad, no solo una vez sino en dos ocasiones. De la segunda, el 1 de abril de 1974, no libró fácilmente. En manos primero del fiscal militar Lautaro Bache, en Curicó, fue víctima de torturas que ella misma ha reconocido no fue capaz de resistir. Allí, durante los cuatro meses que duró su detención, entregó la información de que disponía acerca de sus propias funciones políticas.

Como en muchos otros casos, un acta da cuenta que en la última fecha ella obtuvo su libertad. Era falso. En realidad fue entregada a la DINA, en Santiago, siendo dirigida a Londres 38 bajo el poder de Osvaldo "guatón" Romo, quien se encargó de quebrarle la poca resistencia que le quedaba, si es que le quedaba.

A partir de allí solo su testimonio da cuenta que no pudo resistir y comenzó a ser utilizada como "porotera", es decir, acompañaba a agentes represivos a detener a militantes del MIR a quienes ella debía reconocer. Ella afirma que los agentes ya contaban con los datos, que ella solo los corroboraba.

Decenas de testigos, incluidos algunos ex agentes de la DINA, en declaraciones judiciales dan cuenta que era algo más que eso, que no solo entregó a decenas de ex compañeros, muchos desaparecidos, sino que incluso participó en los interrogatorios y sesiones de tormentos, y no de manera forzada.

Merino relata que las torturas de Romo la doblegaron, al punto de llegar a entregar a sus mejores amigas, Muriel Dockendorff y María Angélica Andreoli Bravo. Que está aún en el sur, que está en el extranjero, como su vida, variadas son las versiones. Lo cierto es que hasta hoy cada cierto tiempo se aparece por tribunales entregando información en las distintas causas de DDHH donde es requerida.

Libremente presa
En diferentes expedientes se afirma que ella -a pesar de su intimidad con los represores- no estaba separada de los demás detenidos, aunque no usaba venda y tenía cierta libertad para desplazarse. "Lo hacía para sacarnos información acerca de nuestros contactos o verdaderos nombres o de los puntos de encuentro. Nos decía que era mejor cooperar, que igual ellos sabían", dijo a Cambio21 una expresa política en Londres 38 que prefiere omitir su nombre.

Asegura que pudo reconocerla por la voz mientras era torturada por Romo y Laureani, entre otros. Ella sabía precisamente qué preguntar, porque manejaba información, afirma.

No fue la única que cumplió esos roles. Otras de sus camaradas pasaron por lo mismo, entre ellas Luz Arce y Alicia Uribe, la "Chica Carola". Tales tareas las cumplieron en Londres 38 pero también en otros recintos de detención, como Villa Grimaldi, a donde eran trasladadas para interrogar o reconocer a prisioneros.

En el libro "Una mujer en Villa Grimaldi", de la escritora, sobreviviente y ex militante del MIR Nubia Becker, se afirma que "había tres mujeres que se habían quebrado en la tortura y estaban colaborando con la DINA. Las ocupaban para reconocer y ablandar a sus camaradas, a fin de que delataran la identidad y el paradero de los militantes clandestinos. Estaban tan presas como nosotras, pero se movían sin venda, tenían asignada una pieza y se entretenían viendo televisión".

Durmiendo con el enemigo
Las relaciones sexuales no eran solo producto de tormentos al interior de los cuarteles secretos de la DINA, también testigos sostienen que los hubo voluntarios o como medio para conseguir prebendas que no todos los prisioneros tenían.

Uno de los casos más mencionados corresponde justamente a la "flaca Alejandra", quien aparecía en una relación sentimental con el capitán de ejército Manuel Vásquez Chahuán, agente DINA de la Brigada Purén. No fue al único al que se le ligó. También se le vincula sentimentalmente con el detective y miembro de la plana mayor de Villa Grimaldi Eugenio Fieldhouse Chávez.

La prisionera pasó más tarde, a inicios de 1975, a recibir un "sueldo", un departamento en la Remodelación San Borja y la calidad de agente de la DINA.  "Empleada civil" era su estatus, hasta con "derecho a vacaciones y con porte de armas de fuego", se constata de declaraciones judiciales.

En una causa seguida en contra de Manuel Contreras se asegura que él era uno de los asiduos visitantes a las fiestas que se organizaban en el departamento de la "flaca Alejandra".

Ella funcionaba en las oficinas centrales de la DINA en calle Belgrano. Asistió a cursos de especialización en la ENI en Rinconada de Maipú, llegando a ocupar puestos de avanzada por lo que fue distinguida.

Allí la capitán de carabineros Ingrid Olderock le ofreció realizar cursos, lo que aceptó. Sus vínculos amorosos la llevaron en 1976 a relacionarse con Juan Morales Salgado, el conocido jefe de la Brigada Lautaro.

No fue el último romance que se le conoció. En 1977 ella misma reconoce que se ligó con  David Jacob Helo, a quien se sindica como otro ex agente represor y miembro del grupo extremista Patria y Libertad que colaboró mayoritariamente con la DINA.

Acción, sexo y dinero
El último romance conocido que se le achaca con ex represores corresponde al sostenido con el ex agente de la CNI Gabriel Hernández Anderson en 1981. Merino ya pertenecía al nuevo organismo que reemplazó a la DINA.

Su nueva pareja era el jefe máximo de la CNI en Arica. Él junto con un cómplice y también miembro de los organismos de seguridad de la época, Eduardo Villanueva Márquez, fueron condenados por ser los autores del asesinato de dos funcionarios del Banco del Estado a quienes robaron más de 45 millones de pesos de aquel tiempo y que pertenecía a la entidad bancaria. El 22 de octubre de 1982 fueron fusilados en la cárcel de Calama. Los dineros, de acuerdo con investigaciones posteriores, estaban destinados a financiar el órgano represor.

Otro nombre asociado con "la flaca Alejandra" es el de Alberto Badilla Grillo, un oficial hoy en retiro de la Armada, quien habría sido "su verdadero amor", según confesó.  También aparece el nombre de Francisco Haoa.

Autora del libro "Mi verdad: más allá del horror yo acuso", que contiene su testimonio de su paso por el MIR hasta la CNI, constituye una fría muestra de la personalidad de esta mujer, víctima para muchos, criminal para los más.

37 vuelta por el cierre de punta peuco











DOMINGO 30 DE ABRIL 2017.
UN PEQUEÑO RESUMEN EN DD.HH.
Este viernes 28 de abril de 2017.
Nuestra Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Ejecutados Políticos realizamos la vuelta 37 por el cierre de punta peuco esta actividad la realizamos todos los viernes a las 13 horas en el Bandejon central frente el palacio de la moneda en Santiago de Chile.
Marcos Rodriguez G.
Sindicato de Medios de Comunicación Independiente.
ARI.

PARTIDO QUE POLLO EL GOLPE DE ESTADO EN CHILE VA SOLO PARA LAS PRESIDENCIALES EN CHILE.


Me gustaMostrar más reaccion

ÚLTIMO MINUTO EL PC RESPALDARA CANDIDATURA DE ALEJANDRO GUILLIER A LA PRESIDENCIA .

Domingo 30 de abril 2017
Marcos Rodriguez G.Hora 13:05
Me gustaMostrar más reaccion

Jorge Abbott ante los delitos de cuello y corbata: "Hay una indignación en la sociedad y es por esta desigualdad, por este trato distinto a las personas"

por  30 abril, 2017
Jorge Abbott ante los delitos de cuello y corbata:
Enfatizó que "vamos a investigar y perseguir ese tipo de delitos que hasta hoy no han sido investigados con la severidad que merecen, puesto que siempre se ha estimado que esa es un área donde más bien se mueve el mundo de los negocios".

El Fiscal Nacional, Jorge Abbott, acusó que "hay fraudes tributarios muchísimo mayores, que significan infracciones que son mucho más lesivas en términos económicos que las boletas que se extendían para el financiamiento de las campañas políticas".
"Se ha estimado desde siempre, y lo han dicho hasta editorialmente, que los fraudes tributarios son 'malas prácticas', pero no… Los delitos tributarios para el Ministerio Público son un delito como cualquier otro delito en contra de la propiedad", afirmó, en entrevista con La Tercera.
De acuerdo al Fiscal Nacional, existe una "falta de coherencia" en el tratamiento de delitos y, por lo mismo, advirtió que "hay una indignación en la sociedad y es por esta desigualdad, por este trato distinto a las personas, por los abusos que se han cometido".
"Si se nos pide que investiguemos y sancionemos con severidad a personas que cometen un hurto en un supermercado, no es posible que el dueño del supermercado pueda cometer delitos tributarios", ejemplificó.
Incluso, denunció que "muchas veces, en el caso de colusión, por ejemplo, las multas no las paga el empresario, sino los accionistas de las sociedades anónimas, y en ellas el mayor porcentaje de accionistas son las AFP, que son dineros de los trabajadores".
"Cuando se entrega información falsa al mercado para beneficiar a un grupo pequeño de personas, se perjudica a sectores que tienen sus dineros en la AFP, se perjudica la pensión que va a recibir un trabajador que laboró lealmente toda su vida", dijo.
Enfatizó que "vamos a investigar y perseguir ese tipo de delitos que hasta hoy no han sido investigados con la severidad que merecen, puesto que siempre se ha estimado que esa es un área donde más bien se mueve el mundo de los negocios".
"En ese mundo hay ciertas conductas que se permiten y que son 'malas prácticas'. Pero yo le digo: no son malas prácticas, son delitos tipificados por leyes de la República, tan vigentes como aquella norma que regula los delitos contra la propiedad", reiteró.
Para el Fiscal Nacional, "de alguna forma, normas de esta naturaleza van generando dos tipos de justicia, una para los que tienen mayores recursos y otra para el ciudadano común".
"Aquí no hay malas prácticas, hay delitos y a los delitos hay que perseguirlos y quienes incurren en esas conductas son delincuentes y hay que tratarlos como tales", concluyó.

PERO ELLA LA SEÑORA ÁNGELA JERIA NO ES LA VOZ DE LAS AGRUPACIONES DE DERECHOS HUMANOS.


Autor Imagen

Ángela, señora Ángela

por  30 abril, 2017

En los últimos años buena parte de los chilenos hemos festinado con la familia presidencial. Denuncias e investigaciones en el marco del Caso Caval  han puesto al hijo y a la nuera en una vistosa vitrina pública, de la cual se han nutrido sabrosamente la prensa, columnistas, matinales, humoristas y, sobre todo, ciudadanos y ciudadanas que en conversaciones de sobremesa y oficina han reído de buena gana con la situación judicial de Natalia y Sebastián.
El tema volvió a reflotar en marzo de este año cuando nos enteramos de que la hija menor de la Presidenta Michelle Bachelet compró un terreno de propiedad de su cuñada en la comuna de La Higuera, IV Región, muy cerca del cuestionado proyecto minero Dominga. Todas las alarmas se encendieron y las suspicacias – era que no- prendieron como pasto seco en la pradera. Los juicios, categóricos como siempre, llenaron nuevamente titulares, rutinas y volvieron a poner un manto de dudas sobre la familia de Michelle Bachelet.
Es cierto. Los más altos personajes públicos y su entorno más cercano deben ser siempre motivo de especial revisión por parte de organismos fiscalizadores, medios y contribuyentes. Es igualmente cierto además que han existido motivos para presumir la existencia de delitos que están siendo todavía investigados. Pero es también justo decir que más allá de toda duda razonable y de toda legítima diferencia política,  ha existido un particular ensañamiento en contra de la Presidenta y de su círculo más íntimo, que muchos parecen disfrutar.  Por eso, cada traspié, cada nuevo antecedente, cada rumor respecto a la familia de gobierno, será un buen pretexto para debidamente investigar y fiscalizar, pero también, para volver a maltratar, burlarse y despedazar.
Por eso me parece prudente hoy, en medio de la batalla de Chile, destacar lo de Ángela Jeria, madre de Michelle Bachelet.
Por si no se ha enterado, el ministro en visita Mario Carroza declaró en estado de demencia, sobreseyó y ordenó la salida del Penal de Punta Peuco, del coronel en retiro de la Fuerza Aérea, Edgar Ceballos, uno de los condenados por torturas y la muerte del general de la Fuerza Aérea de Chile, Alberto Bachelet Martínez, padre de la presidenta y esposo de Ángela.
Por si no se ha enterado, el ministro en visita Mario Carroza declaró en estado de demencia, sobreseyó y ordenó la salida del Penal de Punta Peuco, del coronel en retiro de la Fuerza Aérea, Edgar Ceballos, uno de los condenados por torturas y la muerte del general de la Fuerza Aérea de Chile, Alberto Bachelet Martínez, padre de la presidenta y esposo de Ángela.
En atención a la noticia y consultada por los periodistas, Ángela respondió que “las personas que no están en condiciones buenas de salud, que en realidad ya no saben si quiera qué es de su vida, no tiene sentido que sigan presas”.  Agregó además que “todo lo que me pasó a mí fueron actos de deshumanidad, pero pienso que no tengo por qué tenerlos yo, eso es lo que sí rescaté siempre. No somos iguales”.
En boca de la viuda de un torturado y asesinado, en los labios de una mujer detenida y vejada en los cuarteles de la DINA, en la voz de una exiliada, no hay palabras de odio y venganza. Frente a la libertad del verdugo, hay aceptación y paz y la convicción de lo que corresponde es que el condenado, enfermo y demente, muera dignamente y acompañado en su hogar.
Por mucho menos en Chile disparamos sin piedad. Livianamente, enjuiciamos y condenamos. ¡Hasta las muertes nos hemos acostumbrado a celebrar! Por eso lo de Ángela nos sorprende. Vino a traer un oasis en medio del desierto de Chile que de tanta ira, de roscas, peñizcos y descalificaciones, se nos va secando, dejando grietas difíciles de reparar.
Lo de Ángela, señora Ángela, es un ejemplo, una lección y una señal de esperanza que debemos alentar. Que se converse en las radios, en los medios, en estelares, en oficinas y plazas. Que se hable en almuerzos, matrimonios, convenciones y reuniones sociales. Que lo comenten hasta el hartazgo columnistas y periodistas. Más que mal, Ángela también es parte de la familia presidencial.

ELLOS MURIERON POR UN PAÍS MAS JUSTO.

DOMINGO 30 DE ABRIL 2017
Me gustaMostrar más reacciones
Comentar

sábado, 29 de abril de 2017

Otro poder del Estado afectado por hecho delictual: Corte Suprema destapa millonario fraude al interior del Juzgado Civil de Puente Alto

28/04/2017 |
Una auditoría determinó que la administradora había girado 28 cheques del tribunal, a la misma persona -desde el año 2014 a la fecha- por poco más de 700 millones de pesos, según informó el vocero del tribunal Milton Fuica..
La Corte Suprema informó de un millonario fraude al interior del Juzgado Civil de Puente Alto protagonizado por una funcionaria judicial.

El vocero del tribunal máximo del país, el ministro Milton Juica, reveló que el pasado martes tuvieron que denunciar a la Fiscalía a la administradora del tribunal, según informó radio Bío Bío.

Los hechos quedaron al descubierto gracias a que la imputada hizo uso de una licencia médica y que, posteriormente, el funcionario que la reemplazó descubrió un cheque por 42 millones de pesos girado a un pariente.

Tras una rápida auditoria, explicó Juica, se determinó que la administradora había girado 28 cheques del tribunal, a la misma persona -desde el año 2014 a la fecha- por poco más de 700 millones de pesos.

El vocero de la Corte Suprema reconoció que no obstante los controles dispuestos, fueron sorprendidos con la acción delictual.

POR LA MEMORIA DE LOS ASESINADOS .

Flor Hernandez Zazpe y Ana Merino compartieron la publicación de Documental Hornos de Lonquén.
Documental Hornos de Lonquén agregó 5 fotos nuevas.
José Herrera Villegas
Nació en Santiago de Chile, el día 15 de abril del año 1956, su madre oriunda de Isla de Maipo había emigrado junto a su esposo a Santiago en donde vivían en el sector de Independencia. Desde muy pequeño José viaja a Isla de Maipo, su abuela, su tía Teresa, sus amigos y el campo eran razones suficientes para que todos los fines de semana tomara una micro hasta ese lugar, contradiciendo a sus padres en reiteradas oportunidades ya que a ellos no les gustaba que José viajara tanto, el ambiente después del golpe militar era distinto.
Durante el día Jose trabajaba en un taller mecánico y de noche estudiaba para sacar el cuarto medio , tambien jugaba en un conocido equipo de Independencia , el Estrella Roja.-
La capital le parece fría, sin muchos amigos por eso cada viernes una sonrisa se le dibuja y toma rumbo a Isla de Maipo .
En la isla disfruta junto a su abuela y su tía Teresa, unos ricos pateles , mate ó té, todo acompañado de una gran conversacion y risas , ya que José era unos de los regalones .
Luego de compartir con su familia y cuando la noche comienza a caer en el valle José se reúne con sus amigos, juntos caminan por la noche, beben algunos tragos cerca del río y conversan.Es casi un rito, todos los viernes llega a la Isla y se junta con su grupo, con quienes recorre los cerros, salen de baile, andan en bicicletas, se van a bañar al río, salen de pesca ó caza, actividades normales para gente de campo, su vida se desarrolla mucho más en la Isla, que en Santiago, donde prácticamente sólo trabaja y estudia.
En la casa a su abuela José riega los árboles de su tía, alimenta a las gallinas y le limpia el patio. Corta algunas flores y las deja en la habitación de su abuela, esta que medio duerme sonríe al ver a su nieto. A diferencia de los jóvenes de esa edad, José se demuestra más atento, detallista, encantador, siempre permanece bien vestido. Su madre le recomendó un sastre que le cose sus pantalones pata de elefantes y la ropa que la mande hacer.
Cada vez que vuelve a Santiago recorre la huerta, toma varios montes, hortalizas y frutas, con cuidado las mete en una bolsa para sus padres y hermanas .Sus amigos siempre lo dejan en el paradero y despiden de la Isla.-
 El 7 de Octubre de 1973, mientras José, de 17 años espera su micro en la Plaza de Isla de Maipo y sus amigos lo acompañan , son detenidos por carabineros de la Ex Tenencia de Isla de Maipo , sus cuerpos serian encontrados en el año 1978 en los hornos abandonados de una mina en los cerros de Lonquén .- Sus padres de marcharon de este mundo sin conocer la verdad, sus hermanas han debido cargar la lucha por la memoria de su hermano Miguel .-