Páginas vistas en total

domingo, 10 de septiembre de 2017

Peter Kornbluh, el “Señor de los Archivos” desclasificados de la CIA

Autor: Fernando Fuentes

El director de la parte Chile del Archivo de Seguridad Nacional, relata a La Tercera lo que ha sido su labor de más de 30 años en la desclasificación de documentos de EE.UU. sobre nuestro país.

Peter Kornbluh, el “Señor de los Archivos” desclasificados de la CIA

Ha viajado en varias ocasiones a Chile, pero esta vez es diferente para Peter Kornbluh. Pese a que ha dedicado más de 30 años de su vida a conseguir desclasificar archivos secretos del gobierno de EE.UU. relacionados con el apoyo de ese país al golpe contra Salvador Allende, el director de la parte Chile del Archivo de Seguridad Nacional de la Universidad George Washington cumplirá un viejo anhelo: ser testigo por primera de las conmemoraciones por el 11 de septiembre de 1973.
Para Kornbluh, sin embargo, este viaje a Chile tiene otra razón igual de poderosa. Cumpliendo otro de sus sueños, el investigador norteamericano participó el martes en la inauguración de la exposición “Secretos de Estado. La historia desclasificada de la dictadura chilena”, que cuenta con su curatoria (ver recuadro). La muestra, montada en el Museo la Memoria y los Derechos Humanos, reúne una selección de documentos desclasificados que permiten entender la magnitud de la intervención norteamericana. “Chile llegó a ser un símbolo muy grande del abuso de poder de Estados Unidos, de mi gobierno, del abuso de la moralidad”, relata Kornbluh a La Tercera.
¿Pero cómo nace el interés de Kornbluh por conocer el rol que jugó Washington en Chile? “Cuando era joven estuve pololeando con una joven chilena en Estados Unidos. Yo quería saber por qué el Presidente Richard Nixon y Henry Kissinger (su asesor de seguridad nacional) estaban tan preocupados sobre Allende. Chile estaba muy lejos, era un país muy pequeño, era muy pobre en esa época”, explica el investigador norteamericano.
Aparentemente , Kornbluh halló la razón en un documento fechado el 5 de noviembre de 1970, donde Kissinger le explica a Nixon por qué era necesario sacar del camino a Allende. “El ejemplo de un gobierno marxista electo exitoso en Chile tendría, seguramente, un impacto -y un valor como precedente- en otras partes del mundo, especialmente en Italia”, se lee en ese memorando, uno de los que más llamó la atención de Kornbluh.
“Kissinger pensó que lo que en esa época se llamó el eurocomunismo iba a ganar más poder con el ejemplo de Allende. Entonces tenía que destruir el modelo”, afirma el investigador, autor de los libros “Pinochet: Los Archivos Secretos” y “Los EE.UU. y El derrocamiento de Allende”, entre otros.
Después del arresto de Augusto Pinochet en Londres, Kornbluh lideró una campaña para convencer a la administración de Bill Clinton para la desclasificación de 23.000 archivos de la CIA, del FBI, del Consejo de Seguridad Nacional, de la Casa Blanca, de la Defensa y del Departamento de Estado norteamericano, entre 1970 y 1990.
“En mi oficina en el Archivo de Seguridad Nacional tenemos el eslogan ‘documentos o muerte’, porque muchas personas creen que somos la biblioteca de la CIA, pero somos archivistas, aunque yo prefiero llamarlo historiadores forenses, que desenterramos documentos en vez de cuerpos para encontrar la evidencia de crímenes de DD.HH.”, explica Kornbluh sobre su labor.
Con todo, Kornbluh admite que aún “hay otros documentos, probablemente miles” por desclasificar. “Hay un archivo grande sobre Pinochet que no tenemos. Seguimos (insistiendo) con esto, pero tengo que decir que cumplimos mucho en los últimos dos años. Finalmente llegamos a obtener los 250 documentos sobre Pinochet y su rol en el caso Orlando Letelier”, señala en alusión al asesinato del ex canciller de Allende, perpetrado por la DINA en Washington, en 1976.
Por orden de la Presidenta Michelle Bachelet, Kornbluh recibirá el próximo 1 de octubre la Orden de Bernardo O’Higgins. “Es un honor que no puedo describir en palabras”, dice emocionado. “Mi interacción con Chile comenzó con una chilena. Yo tengo un hijo mitad chileno (…). Luego, pasar 30 a 40 años trabajando sobre Chile y analizar si he usado mi vida para algo bueno, creo que el premio me ayuda a pensar que (todo este trabajo) sirvió para algo”, concluye.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores