Páginas vistas en total

lunes, 19 de octubre de 2015

Sobre la Ministra de la Corte Suprema, Rosa Egnem Saldías

Dr.med. Edgardo Salas Santana
Stapenhorststr.47 – 33615 Bielefeld             Tel. 0521 / 3997694
______________________________________________________________________



Al Sr. Embajador de la República de Chile en Alemania
Embajada de Chile
Mohrenstraße 42
10117 Berlin



Ref.: Ocultamiento de cadáveres de chilenos desaparecidos
con copia: Corte Interamericana de Derechos Humanos

Excelentísimo señor embajador,

Con más indignación que asombro me he enterado de que una funcionaria del poder judicial chileno – más exactamente, una ministro de la Corte Suprema – supuestamente habría ocultado durante años información acerca del sitio donde habían sido enterrados clandestinamente los cadáveres de diecinueve nacionales chilenos asesinados por una patrulla de carabineros (policía uniformada) al mando del entonces teniente Armando Fernandez Michell en septiembre de 1973 en la localidad de Laja.

La funcionaria de marras se llama Rosa Egnem Saldías y desde noviembre de 2009 forma parte de la Corte Suprema de su país.

En 1990 – cuando las fuerzas armadas chilenas – tras diecisiete años de silencio – empezaron a contar dónde habían escondido los restos mortales de los chilenos a los cuales habían quitado la vida durante la dictadura Pinochet – el Cuerpo de Carabineros hizo llegar al juzgado de Yumbel un parte policial que daba cuenta de la inhumación ilegal de restos humanos en un predio de propiedad de la planta de Laja de la “Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones”. La señora Egnem Saldías – en aquel entonces secretaria del Juzgado de Yumbel, habría guardado dicho parte en la caja fuerte de la oficina correspondiente, donde durmieron durante otros dieciséis años, sin iniciar – como era su deber – la investigación de los hechos delictivos que el hecho suponía y, lo que es todavía más grave e inhumano, sin informar a los familiares y dolientes de los asesinados.

Que una persona que supuestamente ha actuado como encubridora en el delito de desaparecimiento homicida de diecinueve personas  actúe hoy en día como miembro de la corte superior de justicia de Chile – ¡o de cualquier país! – produce asco y constituye, a mi modo de ver, un escándalo. Por este motivo molesto respetuosamente a vuecencia para pedirle que se informe sobre el particular y que influya ante las instancias correspondientes en su país para que se tomen, al nivel que deba ser, las medidas tendientes a esclarecer estos indignantes hechos y que, de demostrarse la responsabilidad de la señora Egnem Saldías, se proceda a removerla del cargo que ocupa y a iniciar contra ella las acciones judiciales en lo penal que correspondan a su presunta complicidad en un grave delito de atropello a los derechos humanos.

Finalmente, y dicho entre nosotros, señor embajador: si yo estuviese en su lugar, antes de usar esta carta con fines – digamos – higiénicos, como chileno me sentiría avergonzado hasta la médula de los huesos.

Tenga usted, señor embajador, absoluta seguridad de mi mayor respeto.




 Dr. med. Edgardo Salas Santana



Bielefeld, Alemania, a 15 de Octubre de 2015



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores