Páginas vistas en total

lunes, 22 de mayo de 2017

FALLECIÓ FERNANDO QUILODRÁN ESCRITOR

‪Leo que falleció Fernando Quilodrán. Escritor, y amigo. Cálido, de conversaciones inteligentes. Militante. Fue quien me acogió en Holanda cuando salí desde un campamento de refugiados en Suecia a denunciar en septiembre de 1986 la masacre en curso. Junto con acompañarme a las actividades políticas -yo era un adolescente de 16 años-, Fernando le robaba tiempo a la agenda de compromisos para escaparnos al museo y enseñarme a Vermeer y Rembrandt. Nos tocó vivir el atentado a Pinochet juntos, pensamos era un autogolpe. Luego lo reencontré en Chile a inicios de los 90. Tuvimos largas conversaciones sobre su libro "Vitales, mereciéndolo". Junto a Cristóbal Erre Céspedes. Parece que con Ignacio Rodríguez de Rementería a veces presente. Lindo, a su edad compartía de igual a igual con nosotros. Habían caído los socialismos realmente existentes del Este y eramos tremendamente críticos. Él nos oía con paciencia y debatía con mucho respeto. Me invitó incontables veces a escribir a El Siglo. Lo hice en algunas oportunidades desde la sociología crítica, pero nunca tuve mucho tiempo viviendo la realidad del profesor taxi. Y él cuando se topaba conmigo volvía a invitarme, sabiendo que ya estaba trabajando desde Foucault o Arendt. Una persona valiosa y sencilla. Lo recuerdo también vecino de la Villa Frei.... en fin. Hasta siempre querido amigo, te tengo muy presente como alguien que me marcó de modo positivo y duradero. Gracias por tu afecto‬. Ya te extraño
Me gustaMostrar más reaccione‪Leo que falleció Fernando Quilodrán. Escritor, y amigo. Cálido, de conversaciones inteligentes. Militante. Fue quien me acogió en Holanda cuando salí desde un campamento de refugiados en Suecia a denunciar en septiembre de 1986 la masacre en curso. Junto con acompañarme a las actividades políticas -yo era un adolescente de 16 años-, Fernando le robaba tiempo a la agenda de compromisos para escaparnos al museo y enseñarme a Vermeer y Rembrandt. Nos tocó vivir el atentado a Pinochet juntos, pensamos era un autogolpe. Luego lo reencontré en Chile a inicios de los 90. Tuvimos largas conversaciones sobre su libro "Vitales, mereciéndolo". Junto a Cristóbal Erre Céspedes. Parece que con Ignacio Rodríguez de Rementería a veces presente. Lindo, a su edad compartía de igual a igual con nosotros. Habían caído los socialismos realmente existentes del Este y eramos tremendamente críticos. Él nos oía con paciencia y debatía con mucho respeto. Me invitó incontables veces a escribir a El Siglo. Lo hice en algunas oportunidades desde la sociología crítica, pero nunca tuve mucho tiempo viviendo la realidad del profesor taxi. Y él cuando se topaba conmigo volvía a invitarme, sabiendo que ya estaba trabajando desde Foucault o Arendt. Una persona valiosa y sencilla. Lo recuerdo también vecino de la Villa Frei.... en fin. Hasta siempre querido amigo, te tengo muy presente como alguien que me marcó de modo positivo y duradero. Gracias por tu afecto‬. Ya te extraño

No hay comentarios:

Publicar un comentario