Páginas vistas en total

viernes, 23 de junio de 2017

El crimen sí paga: escandaloso fallo de Corte de Apelaciones en Caso Riggs

23/06/2017 |
Por Mario López M.
Política, social y jurídicamente es una pésima señal: el dinero mal habido, a la muerte del delincuente, queda para su familia. Recursos judiciales para revertir esta cuestionada decisión, existen. Sin embargo el daño a la credibilidad de las instituciones sigue creciendo, esta vez –o nuevamente-, el poder judicial.
Pareciera claro que nada queda claro, tras la sentencia de segunda instancia de la Corte de Apelaciones, por la cual se absuelve a seis altos oficiales que sirvieron durante la dictadura y que aparecen vinculados a uno de los más burdos casos de corrupción de la historia del país. Menos claro todavía que lo que la propia sentencia entiende como producto de delitos -la cuantiosa fortuna de los Pinochet-Hiriart-, vuelva a las manos de la familia del delincuente que mal la hubo.

Sin embargo no todo está perdido, pues quedan vías pendientes, la Corte Suprema en lo penal y los tribunales civiles para recuperar los dineros del megafraude. Lo que no se puede recuperar es la sensación en la población que la impunidad es la regla en relación a la dictadura, pues a pesar de estar claro en la escandalosa sentencia de la Corte de Apelaciones que Pinochet es culpable de los ilícitos relacionados a este caso y por los que obtuvo lucrativas e ilegales ganancias, ese dinero no se recuperará, a menos que el CDE actúe rapidamente.

Años de investigación, recursos perdidos, cientos de personajes involucrados y al final, impunidad. Incluso la familia del dictador alcanzó a estar procesada.

Incomprensible
Para graficar de mejor manera, imagine usted que la familia de Pablo Escobar, el patrón del mal, a su muerte hubiera podido quedarse con todos los dineros provenientes de sus negocios ilícitos porque de acuerdo a la ley, al morir el delincuente se sobresee el caso. Inimaginable, salvo para los dos jueces que dieron su voto de mayoría para instituir este absurdo, pues al no haber sanción penal -pues Pinochet está muerto-, concluyeron que los dineros mal habidos vuelvan a la familia de quien los obtuvo mediante un verificado delito.

Acto seguido los mismos sentenciadores determinaron que los hasta ahora seis altos mandos condenados serían absueltos, pues -y a pesar de reconocer los ilícitos-, estima que los delitos no se mantuvieron en el tiempo de manera permanente sino que acontecieron uno a uno y por lo mismo prescribieron.

Eso liberó a los oficiales del Ejército (r) Jorge Ballerino Sandford, Ramón Castro Ivanovic, Gabriel Vergara Cifuentes, Sergio Moreno Saravia, Juan Mac-Lean Vergara y Eugenio Castillo Cádiz, quienes habían sido condenados en primera instancia a penas de 4 años de presidio, con beneficio de libertad vigilada como cómplices de los delitos de Pinochet.

No todo está perdido
Desde luego el procedimiento a que se sujeta el caso Riggs es el del antiguo sistema penal, por lo que la sentencia puede ser sujeta de varios recursos, entre ellos la casación. De fuentes cercanas al caso se conoce la voluntad de los querellantes de recurrir ante la Suprema buscando revertir el escandaloso fallo. Lo que se discute no es si se cometió crimen, lo que no se cuestiona, sino si esos son o no una serie de ilícitos que se mantuvieron en el tiempo, o sea, un solo delito continuado -tesis del juez de primera instancia- y no varios  ilícitos aislados, como dijo la Corte.

Lo otro que se discute y que dice relación con el destino de los bienes heredados por el dictador pero que tienen un origen ilegal, es si -de mantenerse la sentencia por la Corte Suprema, el Consejo de Defensa del Estado -que dirigía el RN Juan Ignacio Piña (quien además había defendido a la familia del dictador en este mismo caso-, efectuó o no la reserva de derechos civiles para intentar, por esa vía, recuperar los bienes.

Los bienes en comiso son 24 inmuebles, 3 vehículos y millones depositados en distintas cuentas secretas (US$ 4.894.638,1 y $ 124.566.242), fue el resultado de lo recuperado tras 11 años de investigación en la causa rol 1649-2004. Ninguno de los familiares de Pinochet quienes se vieron favorecidos con el desvío de fondos públicos, resultó condenado. Chile aún no recupera -ni dimensiona- el total de lo defraudado.

Ballerino libra "piola"
Entre los oficiales que fueron sobreseídos -no necesariamente exculpados- por la sentencia. Que se  acoja la prescripción no significa que sean inocentes, se encuentra Ballerino, ex hombre fuerte de la dictadura y encargado de cuidar las espaldas (y las finanzas) a Pinochet y su familia. Estuvo a punto de dirigir un autogolpe el 5 de octubre tras la derrota en el plebiscito, se transformó en el ministro en las sombras durante la transición, participó de los Pinocheques, Boinazos y que más tarde declaró judicialmente que Augusto hijo era un "interdicto". Fue jefe del comité asesor de Pinochet, de la Casa Militar de La Moneda y Secretario General de la Presidencia Pinochet lo terminó acusando de decir falsedades.

Un último antecedente sobre Ballerino no deja de llamar la atención. En sus declaraciones judiciales sobre el caso Riggs, Pinochet señaló sobre este: "de esta operación no me acuerdo bien, lo que me acuerdo bien es que Ballerino tenía un tumor y le hicieron un corte, le sacaron el tumor que era grande, andaba con dolor de cabeza y hablaba muchas cosas que eran falsas... yo quiero mucho a Ballerino por eso es que me acuerdo de él... traté de llevarlo con los fondos reservados a Estados Unidos, y lo llevé". El pago de Chile o mejor dicho, de Pinochet.

Otro de los militares que fuera condenado y hoy sobreseído, es Juan Mac-Lean Vergara. Destacado por su rol en el atentado del Cajón del Maipo intentado en contra de Pinochet y quien se encontraba a cargo de la escolta presidencial, pero que terminó huyendo entre los cerros, donde resultó herido, siendo luego condecorado por su heroísmo.

Mac-Lean escapó hacia el precipicio rodando por el barranco. La caída se detuvo, 40 metros abajo, en una saliente "¿Y qué pasó con mi general?, le preguntaron. No lo sé, no lo sé contestó Mac-Lean entre quejidos". Quedó herido, del costalazo que se dio escapando. El capitán fue condenado por malversación de fondos públicos, pues en su condición de secretario de Pinochet, el 27 de diciembre de 1.994 abrió en el Riggs Bank Miami la cuenta Nº 71046-7 a su nombre, para ocultar y mover dineros ilegales defraudados al erario nacional a favor de Pinochet. Hoy, sobreseído.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores