Páginas vistas en total

sábado, 3 de junio de 2017

ESTADIO PLAYA ANCHA: LUGAR DE DETENCIÓN Y TORTURA







Sábado 03 de junio 2017
Subido por: Marcos Rodriguez G.

Desde el primer día del Golpe de Estado del 11 septiembre de 1973 y durante todo el período dictatorial, más de mil cien recintos fueron utilizados como centros de detención y tortura a lo largo de todo Chile, como se puede ver en el sitio web Memoria Viva. En la V Región el número de lugares de represión sobrepasa el ciento.
fotografías capturadas desde la web
Una de las imágenes emblemáticas, tanto a nivel nacional como internacional, es la que dice relación con el Estadio Nacional en Santiago. Pero este no fue el único recinto deportivo de características similares utilizado por las Fuerzas Armadas como un verdadero campo de concentración, sino que también tenemos, por ejemplo, los casos del Estadio Regional de Concepción, el Estadio Fiscal de Punta Arenas y acá en Valparaíso, al Estadio de Playa Ancha.
Es pasado día jueves 25 de mayo, 44 años después del golpe de Estado, el gobierno de Chile, a través del Ministro del Deporte, Pablo Squella, y Ángel Cabeza, Director Nacional de Bibliotecas, Archivos y Museos, y vicepresidente del Consejo de Monumentos Nacionales, decidieron identificar como un Sitio de Memoria, a través de la instalación de un Placa , al ex Centro de Detención y Tortura Estadio de Playa Ancha.
Cerca de un centenar de personas se hicieron presentes en esta actividad, incluyendo autoridades nacionales, regionales y municipales, además de integrantes de diversas Organizaciones y Colectivos de Derechos Humanos de la región de Valparaíso, como asimismo compañeros que estuvieron detenidos en este recinto deportivo.
La ceremonia comenzó con la lectura de un poema de Raúl Zurita, quien estuvo detenido en el estadio Playa Ancha, titulado precisamente “Prisión Estadio Playa Ancha”, que en parte de su lírica expresa: “Arrojados como sacos unos encima de otros, nos íbamos pidiendo perdón y el dolor de nuestros propios tacos clavándosenos recordaba que había sido un sueño el otro mundo. Las sacudidas del camión levantaban oleadas de gritos y sin embargo, con los brazos en la nuca, yo quería todavía saber a quién cortaba, qué cuerpo me había quedado debajo, cómo se llamaba el que gemía encima de mí…de quien era el amor que se iba…”

Las autoridades regionales destacaron, durante sus intervenciones, el valor que tiene el rescate de los Sitios de Memoria, pues permite dejar un legado educativo para las nuevas generaciones.
El Alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp manifestó al mismo tiempo que “(…)Creo que más que seguir hablando del “Nunca Más”, de lo que es necesario hablar en estas materias es más bien de un “Hasta Aquí: hasta aquí el olvido; hasta aquí la injusticia; hasta aquí la impunidad. “
Por su parte Tito Tricot, Sociólogo y ex combatiente rodriguista, quien estuvo detenido en el Estadio Playa Ancha desde tempranas horas del 11 de septiembre de 1973, siendo en esa época un joven de 17 años, manifestó durante su testimonio un par de reflexiones críticas. La primera de ellas dice relación con la instalación de placas, sitios de memoria, memoriales y museos, en contraposición con la falta de verdad y justicia después de 44 años. Por otro lado planteó, en su segunda reflexión, la necesidad de dar a conocer la existencia de un Chile luchador, resistente y combatiente, y no sólo un país victimizado.
En parte de su intervención, Tito Tricot expresó: “(…) a veces la Memoria es un simple pozo de agua donde uno se mira, y el agua no es tan cristalina como uno quisiera. A veces es más o menos obscura y uno trata de rescatar lo que está en el agua y nunca se deja ver cristalinamente.¿ Qué pasa entonces con la Memoria que estamos tratando de rescatar acá en Chile?

Esto es un gesto, pero un gesto después de 40 años no es suficiente. Un gesto después de cuarenta años es demasiado poco, porque aquí ha habido muy poco de verdad y no ha habido justicia, y el que haya una placa me parece que es importante, me parece que es interesante, pero es muy, muy insuficiente para los que sufrieron la represión, los que sufrieron la tortura, los que sufrieron las vejaciones más horribles a los Derechos Humanos, a la dignidad de las personas… no es suficiente (…) Es decir, aquí en Chile durante 25 años el tema de los Derechos Humanos se ha reducido a la musealización de la Memoria, a lo que es Museo y lo que son las Placas solamente. Me parece que es interesante que se haga, pero no es suficiente. Es blanquear lo que es el tema de la violación de los Derechos Humanos (…)

A mí me trajeron a este estadio los marinos (…) en una ambulancia, boca abajo con las manos en la nuca, al Estadio Playa Ancha, y cuando descendí de la ambulancia había cientos de personas descendiendo de buses, resguardados por marinos, entrando por esta misma puerta, entrando todos hacia el estadio. Cientos de personas que, después averigüé, eran de la Fábrica KPD del Belloto, de la Maestranza Las Habas, estudiantes de la Universidad Santa María, de la Escuela de Derecho, etc. Esa era la gente que estaba presa acá (…) Y ahí me ingresan a los camarines, al camarín norte en dónde yo había estado muchas veces con los jugadores de mi equipo, con los jugadores de Wanderers compartiendo con ellos. Entro ahí y estaba la gente bajo las duchas, en el agua, con ropa, y ahí estaban torturando a la gente, y había gente sangrando, estaban siendo torturados por oficiales de la Marina (…)

Tenían a algunos amarrados con alambres de púas, pintadas sus frentes con las letras rojas PM, que después al averiguar supe que significaba “para morir” y en código era Puerto Montt. Después nos trasladaron a la cancha, siempre en medio de golpes, y ya había centenares de personas tiradas en el suelo, boca abajo, con las manos en la nuca, por horas. Yo llegué acá como a las 10 de la mañana y alrededor de las 7 de la tarde empiezan a llegar camiones y nos comienzan a subir y acuestan una fila de prisioneros sobre el piso del camión y cuando se completaba , ponían compañeros atravesados para completar otra fila encima de los primeros y después otra fila más y así hasta completar 5 o 6 filas y, encima de todas estas filas se ponían entonces los marinos, siempre ellos jactándose, riéndose y golpeándote (…) Eso es lo que sucedió aquí en este estadio, el Estadio Valparaíso. Y son los mismos oficiales, los mismos marinos que siguieron por veinte años, por treinta años y todavía están libres, porque no les ha pasado absolutamente nada, porque aquí no ha habido justicia, y cuando ha habido algo de verdad, han salido libres. No hay justicia. Por eso esta Placa no es suficiente... Para mí no es suficiente. Cuando uno se mira a ese espejo de agua que es la Memoria yo creo que uno tiene que ver otras cosas, más allá de las placas, más allá de los monumentos y más allá de los Memoriales (…)
Hay también otra cosa que yo quiero rescatar. Aquí en chile no solamente hubo víctimas, y ciertamente por miles, desaparecidos, asesinados, hombres y mujeres violadas y otros tipos de víctimas que son víctimas silentes que fueron afectadas por todo esto, pero también hubo Combatientes, hubo gente que luchó y eso es importante. Aquí en Valparaíso el 14 de septiembre hubo un alzamiento armado, tres días después del Golpe. Entonces Chile no solamente fue una víctima, fue un país combatiente también. No nos auto victimicemos solamente, ya que aquí también hubo gente que combatió, aquí hubo resistencia, aquí hubo gente que luchó de diferentes maneras. Hubo gente que recurrió a las armas, hubo gente que organizó la lucha por los Derechos Humanos, la lucha en el ámbito cultural, en el ámbito estudiantil, etc. Eso es tremendamente valioso. Mucha de la gente que estuvo acá en el estadio después se reorganizó y trabajó clandestinamente, o abiertamente, como fuese. Entonces no es solamente que uno sea sobreviviente, que sea solamente una víctima, también fuimos luchadores y combatientes de diferentes maneras y eso es importante resaltarlo, porque eso es parte de la Memoria. Entonces cuando uno se mira en ese pozo de agua tiene que ver eso también. Eso es parte de la verdad. Eso es parte de la justicia, es parte de nuestra dignidad que tenemos que rescatar (…)”

El otro compañero que entregó su testimonio en esta actividad fue Víctor Cortés, quien a la época del Golpe era un joven trabajador portuario de EMPORCHI (Empresa Portuaria de Chile) y el día lunes 10 de septiembre en la noche, se encontraba trabajando en las faenas portuarias. En las primeras horas de la madrugada del martes 11 de septiembre fue detenido y trasladado posteriormente al Estadio Playa ancha. Víctor Cortés reiteró y confirmó en su testimonio las palabras expresadas anteriormente por Tito Tricot.
Después de los impactantes testimonios de estos dos compañeros hizo uso de la palabra el Ministro del Deporte, Pablo Squella, el cual, visiblemente emocionado ante los testimonios escuchados expresó que:
“Los gestos nunca serán suficiente mientras no exista verdad y justicia, pero esto que hoy vamos a destapar aporta, aporta en la Memoria de todos nuestros compatriotas (…)Cuando tenía 10 años se produjo el Golpe Militar(…)Luego de muchos años conocí algo de la verdad y hasta el día de hoy el Estadio Nacional y este recinto, que fueron utilizados como centros de detención y tortura, no se habían reconocido como tales y creo que es pertinente, en este año, que se

reconozca con una pequeña Placa, de manera de que todos los niños de 10 años puedan ingresar a este recinto, a sufrir penas y alegrías deportivas, y al leer esta Placa entiendan ellos que también hubo penas humanas en este lugar(…) Este es un pequeño gesto, obviamente muy insuficiente (..). Esto mismo haremos en el Estadio Nacional el Día del Patrimonio y después en el estadio de Punta Arenas”

Después de las palabras manifestadas por el Ministro del Deporte, se procedió a culminar la ceremonia, destapando la Placa en donde se puede leer:
“SITIO DE MEMORIA, ESTADIO PLAYA ANCHA, EN HOMENAJE A LAS MUJERES Y HOMBRES QUE FUERON VÍCTIMAS DEL TERRORISMO DE ESTADO EJERCIDO DURANTE LA DICTADURA CÍVICO-MILITAR (1973-1990). ESTE RECINTO FUE OCUPADO EL AÑO 1973, COMO LUGAR DE SECUESTRO Y DETENCIÓN MASIVA DE MUJERES Y HOMBRES.”


Guillermo Correa Camiroaga, Valparaíso 26 de mayo 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario