Páginas vistas en total

lunes, 5 de junio de 2017

LES PIDO A TODOS Y TODAS, POR FAVOR, DIFUNDIR ESTA DECLARACIÓN DE MI HIJA VIOLETA.

Estimad@s ha llegado este correo a nuestro medio y lo difundimos de manera inmediata para difundir y apoyar.
LES PIDO A TODOS Y TODAS, POR FAVOR, DIFUNDIR ESTA DECLARACIÓN DE MI HIJA VIOLETA. YA ESTAMOS MOVILIZADOS CON LO LEGAL Y CON INDH...GRACIAS
El día martes 23 de mayo salí aproximadamente a las 22:30 de la casa de una compañera para llegar por fin a mi casa. Mi compañera me fue a dejar, caminamos hacia el paradero ubicado en la avenida Carrascal con esquina Catamarca, en Quinta Normal, me acompañó por cuatro minutos, lo que tardó en llegar mi micro, la 505 de Quinta Normal en dirección Peñalolén. Todo iba bien hasta que subí, avancé hasta la parte del medio del bus donde me senté al lado de la ventana. Cuatro paraderos después, en la parada de Escuela E. Hurtado, llegando a la calle Entre Ríos, se subieron tres hombres, dos de ellos se sentaron en los asientos de adelante del que iba yo mirando hacia atrás, y el otro se sentó a mi lado. Los de adelante eran de aproximadamente 30 años, ambos tenían el pelo negro, uno con un corte rapado de degradé en el pelo. El que iba a la derecha, adelante, vestía ropa deportiva con un polerón azul y con un pantalón Adidas negro con rallas rojas y el del lado izquierdo vestía semi formal, tenía una camisa roja y la chaqueta era de cotelé, color café. El que iba sentado al lado mío no me recuerdo cómo iba vestido porque lo mire rápido solo una vez, ya que iba mirando hacia la ventana o hacia adelante, por lo que no sé cómo estaba vestido.
Inmediatamente después de que se sentaron, el de mi lado me miró y me dijo: “hola Violeta, ¿Cómo estás?, ¿tienes mucho sueño?”; no lo miré en ningún momento porque sentí ,porque iba sola, porque era tarde, porque él me conocía y yo no a ellos, ¿Cómo sabían mi nombre?, eran adultos que no conocía, iba cansada y no sabía si responder o no, porque me dio miedo. No le respondí, preferí seguir mirando fijo por la ventana, como que quedé paralizada, en la micro iban 3 personas más que no supe cómo pedirles ayuda. Fue ahí cuando el hombre sentado adelante, el de la izquierda, le habló al que se sentó a mi lado y le dijo: “ahora no habla esta pendeja hueona”. Sentí más miedo porque ahí entendí que estaban todos juntos y que se habían sentado a mi alrededor para hablarme a mí, cuando me di cuenta de eso y que no sabía qué era lo que querían me dio rabia, y le dije al de adelante “¡¿quién soy voh?!”, me miró fijo y me respondió: “estamos haciendo la pega no más”. Me callé, con miedo, me sentí indefensa, no sabía qué hacer, ¿Qué podía hacer en ese momento si estaba rodeada por tres hombres que sabían de mí, mi nombre, probablemente la dirección en que me dirigía y que supuestamente estaban trabajando” Mi reacción fue seguir mirando por la ventana.
Me quedaron mirando y al parecer como no les respondí, el de mi lado me dijo: “ya, chao Violeta, cuídate, ojalá llegues viva a tu casa”. Inmediatamente se pararon al mismo tiempo los tres y se bajaron de la micro, en avenida Carrascal con Santa Fe. Cuando eso pasó me puse a llorar, no sabía que querían y me quedaba un largo camino a casa, no sabía bien si bajarme o seguir en la micro, mi celular estaba descargado y no tenía como avisarle a nadie para que me fuera a buscar o algo, simplemente seguí con angustia hasta mi casa, y no sabía si se podía volver a repetir o no en el desarrollo del viaje, sentía angustia.
Violeta Yáñez Briones, 15 Años , C.I. 20.831.710-5
Estudiante Liceo 7 de Providencia, cursando 2do Medio.
Encargada de prensa ACES (Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios) 2017, Chile.
Me gustaMostrar más reacciones

No hay comentarios:

Publicar un comentario