Páginas vistas en total

miércoles, 19 de julio de 2017

Cultura - El Mostrador

"Guerrero", el íntimo retrato del hijo de una de las víctimas del Caso Degollados

por  19 julio, 2017
El director Sebastián Morelo rescató imágenes de época del personaje y su familia, de un muchacho que en los años 80 fue dirigente secundario en la lucha contra la dictadura, y lo acompaña a Budapest, Berlín, Moscú y Estocolmo para recordar el exilio que allí vivió Manuel Guerrero hijo a fines de los 70 y los 80. Un relato que logra enorme intimidad gracias a ser realizado en primera persona para saber "cómo crece un niño enfrentado a las consecuencias de la Guerra Fría, en una época que ya parece tan distante", y con una historia que para el cineasta merece ser conocida por las generaciones más jóvenes.

Un emotivo documental de impecable factura cinematográfica es “Guerrero”, la nueva película de Sebastián Moreno, en que el director hace un íntimo retrato de Manuel Guerrero hijo, cuyo padre fue una de las víctimas del Caso Degollados.
El cineasta, un antropólogo con formación cinematográfica en Cuba, rescata imágenes de época del personaje y su familia, de un muchacho que en los años 80 fue dirigente secundario en la lucha contra la dictadura, y lo acompaña a Budapest,  Berlín, Moscú y Estocolmo para recordar el exilio que allí vivió Guerrero hijo a fines de los 70 y los 80, primero con su familia y luego solo.
Un relato que logra enorme intimidad gracias a ser realizado en primera persona para saber "cómo crece un niño enfrentado a las consecuencias de la Guerra Fría, en una época que ya parece tan distante", y con una historia que para Moreno merece ser conocida por las generaciones más jóvenes.
"Me asombró que Manuel, teniendo la misma edad que yo y viviendo en el mismo país, había vivido muchísimos más acontecimientos que yo. Era como si tuviera 200 años más de vida", explica el director.
"También me interesaba saber cómo se continúa después de la tragedia, después de haber vivido hechos tan dolorosos. Cómo se sigue después del desierto, de un momento oscuro".
El padre de Manuel Guerrero fue una de las víctimas del Caso Degollados, el secuestro y asesinato de tres militantes del Partido Comunista a manos del servicio de inteligencia de Carabineros de Chile, en marzo de 1985.
En esos días, Moreno fue uno de los tantos adolescentes golpeados por la noticia ("fue un caso que nos marcó a todos los que luchábamos contra la dictadura") siendo alumno del colegio Francisco de Miranda, un establecimiento progresista al igual que el Latinoamericano de Providencia donde fue secuestrado Guerrero padre.
El documental se estrena a público, por el programa Miradoc, el próximo 3 de agosto.
Berlín, una de las ciudades donde el protagonista vivió el exilio.

Una historia que merece ser contada

Esta cinta surgió a partir del trabajo recopilatorio de imágenes que Moreno hizo sobre el tema, invitado por Javiera Parada, hija de otra de las víctimas, José Manuel Parada.
Un film sobre un caso que ya había mencionado en "La ciudad de los fotógrafos", la primera parte de una trilogía, que continúa con "Habeas Corpus", donde también se alude a esta trágica historia, y que completa "Guerrero", como una reflexión sobre la dictadura para que estos hechos nunca más se repitan.
"Conocí a Manuel buscando material de archivo. En realidad nos reencontramos, porque yo lo conocía de la secundaria como dirigente estudiantil. Yo me atreví a preguntarle por qué mataron a su padre y ahí él me cuenta su historia, que comenzaba mucho antes, el año 76, en el exilio en Hungría y la primera desaparición de su padre. Era una historia que no conocíamos, que merecía ser contada. Manuel aceptó y nos embarcamos en esta aventura".
Manuel Guerrero padre fue un militante comunista de tomo y lomo, cuyo secuestro por el Comando Conjunto, a mediados de los 70, cuando la dictadura militar hizo desaparecer a una dirección completa del PC, hizo que su familia se fuera a un primer exilio a Hungría, donde Guerrero padre llegó después de ser liberado. Un hombre que, a pesar de la tortura sufrida en su primera detención, decidió volver a Chile para combatir la dictadura y que, literalmente, entregó su vida a la causa.
Manuel Guerrero padre.

Sin golpes bajos

Gracias a un arduo trabajo y paciente trabajo de archivo, la película contrasta imágenes del exilio -como las del propio Manuel hijo como niño chileno contando en la televisión local y en húngaro su tragedia en la nación magiar socialista de fines de los 70- con otras de dirigente estudiantil en los 80 y finalmente su presente, como un emotivo reencuentro con un amigo de infancia en Budapest o en sus reflexiones en las famosas termas de esa capital.
Todo en una cinta sin panfleto ni golpes bajos. "Manuel va contando su historia y él fue midiendo hasta donde hacerlo", dice Moreno. "Uno siempre puede caer en el morbo, pero aquí no es necesario. Menos es más. Creo que no es necesario mostrar la brutalidad para hablar de lo terrible que fue y de lo importante que es que no se olvide".
También es interesante el retrato que hace el director de ese tránsito de Guerrero hijo de muchacho dispuestos a usar la violencia para vengar a su progenitor a simplemente optar por otro camino para reivindicar su figura.
Ahora Guerrero hijo tiene 46 años y aún es un hombre joven. Se ha casado, ha tenido una hija. Se ha titulado de sociólogo en la Universidad Arcis y se doctoró en la misma materia en la U. Alberto Hurtado, al tiempo que ha sido concejal por Ñuñoa por cuatro años. Hace un año es investigador invitado de la Universidad de Uppsala, en Suecia.
"Creo que él se sintió cómodo compartiendo su historia. Creo que para él también es un cierre de ciclo. Para él la película sirve para objetivar algo, una historia, y dejarla ahí, que otros la puedan apreciar, y él también un poco liberarse de esto y seguir adelante, con sus nuevos proyectos, su familia, su vida en Suecia, su pasión, que es la academia y la investigación".
Manuel Guerrero hijo en la actualidad.

FICHA TÉCNICA
Dirección: Sebastián Moreno.
Guión: Claudia Barril, Sebastián Moreno.
Dirección de fotografía: David Bravo, Sebastián Moreno.
Montaje: Sebastián Moreno.
Sonido directo: Sebastián Moreno.
Producción General: Claudia Barril
Música: Miguel Miranda.
Post producción de sonido: Cristian Freund.
Post producción de imagen: Ismael Miranda.
Producción Ejecutiva: Claudia Barril.
DURACIÓN: 65 min.
FORMATO: HD.
País: Chile. Año: 2017.
Casa productora: Películas del Pez.
Rodaje: Santiago (Chile), Berlín (Alemania), Budapest (Hungría), Moscú (Rusia), Estocolmo (Suecia).

No hay comentarios:

Publicar un comentario