Páginas vistas en total

sábado, 1 de abril de 2017

Juez Garzón dijo que debiera indagarse a los que se enriquecieron indebidamente gracias a Pinochet

01/04/2017 |
Por Francisco Castillo
El magistrado español en reciente visita a Chile fue vitoreado por los asistentes a la Marcha No+AFP y refiriéndose a temas de corrupción dijo: "Quienes apoyaron al dictador dijeron que todo era por la Patria, después supimos que eso no fue así"
La historia suele escribirse de la manera más imprevista. La mayor de las emociones de su visita de 48 horas a Chile la vivió Baltasar Garzón (61) de pura casualidad.

El ex juez que logró detener durante 503 días a Pinochet en Londres, llegó en visita relámpago al país invitado por el Partido Socialista y cuando daba entrevista a un semanario santiaguino, a pocas horas de tomar el avión que lo llevaría a Buenos Aires, continuando su gira por Sudamérica, escuchó gritos en la calle. Preguntó de qué se trataba. "Es la marcha No+AFP", le dijeron. Y salieron a la puerta a mirar.

"¡Garzón, amigo...!"

Todo normal, la gente pasaba frente al hotel Plaza San Francisco Kempinski sin darse cuenta que quien los miraba desde la vereda, admirado por la colorida y familiar manifestación, era el juez español. De pronto, Garzón oye el coro: "¡No más AFP, de Pinochet" y gira la cabeza intrigado. Le explican que el sistema previsional privado que impulsó la dictadura ha favorecido más a los administradores que a los pensionados, de ahí el reclamo.

"En ese momento", dice uno de los anfitriones del juez a Cambio21, "dos señoras lo reconocen: ‘¡Mira, ahí está el juez Garzón!', y se lanzan a abrazarlo. Y se corre la bola: "¡Está Garzón, está Garzón!", exclaman, y empieza el coro: "¡Garzón, amigo, el pueblo está contigo!".

Accidentalmente, en ese instante pasa la columna de la CUT. Uno de los acompañantes de Bárbara Figueroa, al escuchar los gritos, se acerca al magistrado español y lo invita a saludar a la presidenta de los trabajadores. Va de buen grado y foto para la posteridad.

El entusiasmo era tremendo. Hasta preocupante. "Nos habíamos desplazado unos 20 metros de la puerta del hotel. Tuvimos que ir al rescate; demoramos unos 20 minutos en volver. Él estaba de veras emocionado".

Fue todo tan repentino que no hubo imágenes de TV que registraran el hecho. En el PS esperan que alguien haya grabado con su celular, para mandar la filmación a Garzón.

El agraz

Ese fue el dulce para Garzón. El agraz lo puso la UDI. Cómo no. Jamás le perdonarán que detuviera a Pinochet en Londres.

En la previa a la llegada del ex magistrado, que venía al foro "Genocidio y Asociación Ilícita Genocida", invitado por el Partido Socialista, la bancada gremialista pidió al gobierno que negara el ingreso a Chile al jurista.

Su argumento fue que Garzón "ha sido condenado en su país, en virtud de la comisión del delito de prevaricación, a 11 años de inhabilitación y expulsado de la carrera judicial por el Tribunal Supremo de Justicia de España". En consecuencia, añadió la bancada, "no puede venir a dar lecciones sobre lo que se debe hacer en nuestro país en materia de justicia".

Garzón perdió su carrera judicial por haber recurrido a grabaciones no autorizadas, en un caso sobre corrupción en el Partido popular gobernante en España. El exjuez habría intervenido comunicaciones entre personas vinculadas al caso y sus abogados defensores. Todo esto, en el marco del denominado caso Gürtel.

Mar para Bolivia

También salieron a la luz declaraciones suyas, de hace un par de años, a la prensa en La Paz, en las que se mostró a favor de la salida al mar para los bolivianos.

"Creo que es una demanda absolutamente justa y creo que la decisión de la Corte Internacional de Justicia abre esa puerta para que de una vez se consolide lo que es el derecho de todo el pueblo boliviano", dijo en una entrevista en 2015, consignó Mega.

Estas palabras, dijo el canal privado, fueron reafirmadas durante su presencia en Chile, "aunque recalcando que le gustaría que el desacuerdo se solucionara amistosamente".

Civiles cómplices

Casi no tuvo descanso Garzón en Chile. Llegó en la mañana del viernes, dejó maletas y partió a la Fundación Salvador Allende en calle República. Tras almuerzo privado, por la tarde participó en el Foro sobre Genocidio y por la noche cena en restaurante céntrico. El sábado 25, voló a Concepción. Allí participó en el capítulo penquista del mismo foro sobre genocidio.

El matutino El Sur destacó algunas ideas fuerza del famoso magistrado.

Al referirse al apoyo que aún tiene Pinochet en algunos sectores del país, dijo que lo consideraba "muy grave, y si fuera más generalizado, sería más grave, porque demostraría que aún hay un sentimiento que subyace en determinados ámbitos de la sociedad, o del mundo político, en donde aún se reivindica a quien sólo la muerte evitó ser enjuiciado, pero que fue sometido a proceso. Yo repudio a quien sostenga y mantenga la figura del dictador".

"Un pueblo sin memoria, sin que la conozca en profundidad y haga la autocrítica correspondiente, es un pueblo vulnerable y quienes no se den cuenta de eso están contribuyendo negativamente a la consolidación de la democracia", añadió el jurista.

Apuntó que, además de perseguir y condenar a militares que cometieron crímenes en dictadura, "es necesario indagar a los civiles que colaboraron y que, de alguna manera, obtuvieron un beneficio económico".

"Quienes apoyaron al dictador dijeron que todo era por la patria, que nunca se mancharon las manos con el aprovechamiento, después supimos que eso no fue así", sostuvo Garzón.

Horas antes de abandonar el país, Garzón desayunó con el canciller Heraldo Muñoz, analizando el tema Bolivia y luego se produjo su encuentro con los manifestantes de la Marcjha No+AFP, "lo más maravilloso" de su estadía, según dijo a sus anfitriones socialistas
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario